lunes, 12 de noviembre de 2018

Fraude en tecarterapia, un caso de flagrante de desfachatez




¡Hola mundo!

Si bien se dice que “mal de muchos, consuelo de tontos”, estos días me siento inspirado porque parece que los chorizos en España empiezan a ir dónde les corresponde. Y no es colgado de la pared de la cocina, lo que a muchos nos gustaría, sino a otra clase de chorizos. En este caso, a los que han saqueado las cuentas públicas y han cometido fraudes por los que, por lo que parece, van a empezar a pagar. No os imagináis lo que me alegro y lo necesario que es, para poder tener al menos la percepción de que vivimos en un estado de derecho. Ahora que Rodrigo Rato entra en prisión por el caso de las tarjetas Black, los ex presidentes andaluces parece que van por el mismo camino por los ERE de Andalucía y que incluso a Rodríguez Zapatero se le acusa que consentir un desvío de Dios sabe cuántos miles de millones de Euros hacia los sindicatos asturianos, yo me centro en lo que sé, que para algo soy Fisio. Espero que la misma limpieza que se da en otras esferas sociales cuando se cometa un delito, podamos vivenciarlo también en nuestro día a día más próximo, que es el que nos afecta directamente.

Hoy os voy a hablar de un caso flagrante de desfachatez. Si bien os he hablado ya de distribuidores que falsifican los CE médicos con indicaciones inventadas, haciéndose pasar por fabricantes, y que secuestran y modifican el manual del usuario del fabricante origina, úsese Winback, y si bien os he hablado de distribuidores que hacen manualidades para inventarse sus propios accesorios intracavitarios, que no los hace ni el propio fabricante, asease Indesa y Helios, hoy os voy a hablar de los más piratas de todos. Es decir, empresas que ya de por sí no tienen ni lo básico: el CE médico. En los casos anteriores, aún sabiendo que no lo hacen bien, como poco cogen un dispositivo de entrada que tiene como mínimo un Certificado CE médico, aunque no sea después el que respalde las indicaciones para las que lo están vendiendo. Pero es que el caso de hoy ¡ni siquiera tienen el CE médico! Alucino. ¿Cómo puede haber todavía una empresa que venda sus equipos con indicaciones de curar o aliviar un dolor o una lesión y no tenga ni tan siquiera la supervisión de un Organismo Notificado? Pues sí, señores. Existe. Y no sólo hay una, sino que he descubierto varias. Vamos a por ellas:

1.     Biotronic
2.     R200
3.     Vossman-Millesman
4.     Termiadeep
Realmente, aquí estamos hablando de otros tres fabricantes, porque si os fijáis, el número 2, R200, el número 3, Vossman-Millesman, y el número 4, Termiadeep, son la misma máquina. Eso sí, le cambian la carátula.

En cualquier caso, en todos ellos se detallan las aplicaciones de fisioterapia y las de uroginecología de mil amores, haciendo mención expresa de que no es necesario el marcado CE médico para aplicar estos equipos. ¡Si el comercial nos lo dice! ¿Por qué deberíamos de ponerlo en duda? Pues sí, chicos: dudad. Que os están tomando por pringaos. Los equipos que sean para tratamiento de fisioterapia deben obligatoriamente tener el marcado CE en sus equipos.

Lo curioso de la historia es que, por lo menos los que hacen R200-Vossman-Termiadeep, deben saber que están haciendo algo irregular, porque tienen webs opacas donde es difícil identificar tanto dónde están como quién está detrás. A partir de ahora, para comprar una máquina, vamos a tener que hacer un curso de detective privado. Si bien es cierto que nunca es malo saber qué tenemos que hacer para tener las máximas garantías de que la empresa que se anuncia por internet es legal, que tiene perspectivas de seguir mañana ahí (por el bien de poder arreglar tu máquina si se estropea, más que nada), y que no te están tomando el pelo. Para tener las máximas garantías, mirad los datos de la empresa que figure en los términos legales, verificad que se encuentra en la dirección que detalla y que es una empresa que existe. Dicho esto, os dejo las páginas web de las susodichas, porque no quiero entrar en detalle sobre el fraude que hacen, ya que de salida SON TOTALMENTE UN FRAUDE. Y exponen a nuestros pacientes de forma peligrosa en primer lugar y a nosotros en segundo lugar por la responsabilidad en la que incurrimos por aplicarlas sin un CE médico. ¿Sabéis que el seguro no os cubre ante cualquier denuncia si no tu dispositivo no tiene un CE médico válido? Pues con éstas, ni en músculo esquelético ni en urogine ni en nada relacionado con la terapia. Y yo me pregunto: ¿cómo puede la AEMPS permitir esto? Realmente no lo sé. Pero si al menos esta información sirve para prevenir a algún desangelado de caer en las redes de esta mafia, bienvenido habrá sido este esfuerzo:


Recopilación de links para vuestro uso y disfrute:












Ejemplo de accesorios intracavitarios en equipo que ni tan siquiera tiene el CE médico.







No hay comentarios:

Publicar un comentario